Tomatis

Alfred Tomatís fue un medico e investigador Frances especialista en oído que desarrollo un método de estimulación auditiva basado en sus estudios sobre la función del oído y la audición intrauterina.

En los años 70 ya dijo que el feto oía a partir del quinto mes de embarazo y que el sonido preferencial para él es la voz materna.

En realidad no oye las palabras como nosotros pero si la musicalidad, la prosodia del habla materna.

Por lo tanto pensamos que es allí donde se empieza a adquirir el lenguaje. Cuando nacemos ya tenemos la base sonora sobre la que asentar el lenguaje.

Tomatís distinguió entre dos  funciones del oído: la audición y función de escucha.

 

OIR vs. ESCUCHAR

Oímos todo lo audible pero solo escuchamos lo que queremos.

A priori esto es algo simple pero si nos paramos a pensar en que consiste la escucha vemos que es un proceso activo, intencional y voluntario. Por lo tanto la escucha esta íntimamente relacionada con la atención selectiva a los sonidos (sobretodo a los sonidos del lenguaje) Cuanto más percibamos cuanto mas palabras entendamos y asimilamos más respuestas podemos dar.

El razonamiento que planteamos es que la capacidad de escucha afectará a la facilidad con la que podamos comunicar.

El método Tomatís por tanto se basa en la estimulación auditiva del niño con el objetivo fundamental de mejorar las posibilidades de escucha y por tanto de aumentar el deseo de comunicar.

 

COMO DESARROLLAMOS LA ESCUCHA: EL METODO

La música, La voz materna y el Oído Electrónico

Quizás lo más relevante que Tomatís enunció fue la capacidad  del oído a adaptarse rápidamente a las fluctuaciones de sonido para percibir con eficacia máxima.

El oído se adapta a los sonidos gracias a la diferencia de tiempo que existe entre que la señal sonora llega por vía ósea y cuando llega por la vía aérea.
La vía ósea es más rápida aunque menos nítida
La vía aérea es más lenta pero más nítida.

Ese desfase temporal provoca que el oído sepa adaptarse a lo que le va a llegar (estamos hablando de milisegundos) para que la señal sea percibida con mayor eficacia.
 
Nosotros usamos el oído electrónico que es una herramienta  desarrollada por Tomatís  y que consiste en un filtro de frecuencias y unos auriculares con un vibrador óseo para crear ese desfase de señales que hacen que el oído esté permanentemente adaptándose a la señal que le llega.

Obligamos al oído a trabajar de una forma adecuada, abriendo nuestra escucha a aquello que nos viene de fuera, aumentando la discriminación auditiva de los sonidos; que es prerrequisito fundamental para la correcta adquisición y desarrollo del lenguaje.

 

QUÉ CONSEGUIMOS CON EL MÉTODO

  • Aumento de repuesta atencional
  • Discriminación auditiva
  • Recuperación de las frecuencias alteradas
  • Aumento del deseo de comunicar

 

TRASTORNOS QUE SE TRATAN CON EL MÉTODO TOMATÍS

Trastornos en la Adquisición y Desarrollo del Lenguaje.

  • Retraso simple del Lenguaje.
  • Disfasia infantil.
  • Mutismo.
  • y los trastornos del lenguaje relacionados con:
    • Parálisis cerebral infantil.
    • Autismo
    • Síndrome de Down
  • Dislalias fonético fonológicas.

Imagen corporal.

  • Equilibrio y coordinación.
  • Mala postura (hipotonía e hipertonía).

 

EL SISTEMA VESTIBULAR. SUPERVISOR DEL ESQUEMA CORPORAL

El vestíbulo no solo interviene en el equilibrio sino en el control postural.

Trilogía humanizadora:
Verticalidad
Lateralidad
Lenguaje

La lateralidad es consecuencia de la distribución de funciones que se establece entre los dos hemisferios cerebrales

La lateralidad nos dota de un punto referencial espacio-temporal

Solo su integración correcta puede aportar la habilidad corporal

Una de las funciones más importantes que desempeña nuestro oído es la llamada función vestibular. Gracias al vestíbulo podemos desarrollar una imagen de nuestro cuerpo en el espacio.

La estimulación sensorial y la interacción con el medio ambiente inducen la maduración del sistema nervioso; posteriormente el lenguaje enriquece el pensamiento e impulsa el desarrollo cognitivo. Los alumnos con dificultades de coordinación gruesa y/o fina tienen un deficiente control de su cuerpo.

El sistema vestibular del oído, tiene un papel clave en el equilibrio, la tonicidad muscular, la postura, la conciencia corporal, la ubicación en el espacio y en controlar cada músculo del cuerpo incluyendo los músculos de los ojos. La aplicación de la técnica Tomatís para el control vestibular facilita la coordinación motora y ayuda a mantener una postura adecuada, así como mejorar la psicomotricidad  gruesa y fina.

En resumen:
Todo el trabajo realizado tiene como objetivo el de dar siempre estímulos adecuados para obtener respuestas adecuadas y desarrollar por tanto habilidades adaptadas al medio.

Nipace Ninos Paralisis Cerebral Logo Footer

Nipace Ninos Paralisis Cerebral FacebookNipace Ninos Paralisis Cerebral TwitterNipace Ninos Paralisis Cerebral Blog

C/ Francisco Aritio Nº 66, Local 17.
C.P.: 19004 Guadalajara.

Telef: 949 25 41 40
Fax: 949 23 52 97

Este sitio utiliza cookies para almacenar información en su dispositivo. Conozca nuestra Política de cookies.